martes, 21 de octubre de 2014

Desayuno de domingo



Los domingos es el mejor día de la semana para mi,  el pensar que no toca poner el despertador para salir corriendo a las tareas diarias anima mucho. Aunque al final probablemente alguno de mis gemelos, que no ha captado aun la idea, decida que "a quien madruga Dios le ayuda", y amanezcamos a horas en las que no están puestas aun las calles. En serio, es muy desolador levantarte un domingo, el día que se supone que puedes ser un poco mas perezosa, y que aún no haya amanecido. En previsión de que puedan pasar estas cosas me regalo desayunos ricos y con algo diferente, que al menos el madrugón duele un poco menos... je je.

Hoy os traigo una trenza de chocolate, muy muy sencillita, de las que no necesita tiempo de preparación.

Si quieres puedes hacer tu misma el hojaldre, o bien si quieres puedes ir al super y comprarlo. 

Yo lo compro extendido, que facilita mucho, sólo tienes que desenvolverlo y untar por un lado con nocilla, luego se enrolla.

Cuando esté enrollado lo partimos a lo largo en dos partes y con las dos mitadades las vamos cruzando, unimos los extremos y así podemos hacer esa forma de corona. Podemos hacer una grande o varias pequeñas, como en este caso.

Luego pintamos con yema de huevo para que dore, y con el horno precalentado a 180º, horneamos unos 10 ó 15 minutos. Ya sabéis que depende de los hornos.




    

 








Tan sencillo y tan rico. ¿quien no se da así un homenaje?.  ¿Te vas a animar a hacerlo?




Para hacer estas mini-roscas me inspiré en el blog de Srta Limón, donde podéis seguir un paso a paso del trenzado.

Como siempre, gracias por estar ahí y por tus comentarios, que animan a seguir cada día.

Besos mil.



martes, 14 de octubre de 2014

Galletas de queso cabra y oregano, con mermelada de moras y un tiento de pacharan.

Hoy galletitas saladas!!!
Sí, de queso de cabra. Riquísimas!!

Solas, estas galletas de queso de cabra están buenísimas, pero con el toque de mermelada de mora casera....mmm!!! de impresión.
¿Os animáis?


Receta:

  • 50 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 gr de harina
  • 150 gr de queso de cabra (o gouda curado, o manchego curado,...)
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1 yema de huevo

Elaboración

Rallamos el queso o lo desmenuzamos, según sea de graso. Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente (ya sabéis, que esté blandita como si fuera crema) y la harina y lo amasamos. Yo lo hice en este caso con una cuchara a mano, pero se puede hace con una amasadora(y tu brazo te lo agradecerá je je). Luego incorporamos el queso y el orégano y seguimos amasando, por último incorporamos la yema de huevo.

Cuando esté amasado hacemos una bola con la masa, la envolvemos en film transparente y luego la metemos en el frigo, durante al menos una hora. 

Sacamos y con un rodillo la estiramos, espolvoreando antes con harina para que no se nos pegue o haciéndolo entre dos papeles sulfurados de esos que usamos para hornear y cortamos con un cortador, las vamos poniendo en una bandeja de horno, sobre un papel o tapete de hornear. 

Precalentamos el horno a 180º y cuando esté caliente, lo bajamos a 150º metemos las galletas durante unos 15 minutos. 

Sacamos del horno las galletas de queso de cabra y pasamos a una rejilla para que enfríen uniformemente.



Salen unas 20 galletas de tamaño medio, aunque yo las hice de aperitivo, con un cortador pequeñito y salieron muchas.

Se me ocurrió untarlas con la mermelada de mora que he hecho de este año y darle un tiento al Pacharán (licor de endrinas) del año pasado, que ya está listo.  Si hubiera que poner un nombre le pondría "Saboreando el otoño".



Una receta que espero te sorprenda tanto como para animarte a probarla...te va a gustar seguro y vas a sorprender, sin duda.

Para hacer esta receta me inspiré en del blog Sweet and Salty que conocí a traves de Pinterest.

Gracias por estar siempre ahí.
Besos mil

martes, 7 de octubre de 2014

De cupcakes por Londres

Os lo prometí, pero la verdad es que los días pasan y no me ha dado tiempo ni a respirar, sé que me entendéis.

Cuando empecé en este mundo de la repostería creativa, Peggy Porschen se convirtió  en uno de mis primeros referentes. Pertenece a ese "mundo rosa" que tanto nos gusta a algunos ¿a que si?. Su trabajo es delicado y elegante. Los primeros libros que me compré fueron de ella.

Como buena "fan" lo primerito que hice al llegar a Londres fue ir a visitar su tienda. Si como bien leéis, lo primero de todo, ni el palacio de Buckingham, ni el Big Ben, ni....Lo primero de todo la tienda de Peggy Porschen.

Sentí esos nervios propios de la emoción de encontrarme delante de aquella tienda que tantas veces había visto en miles de post,  revistas, libros...

El barrio  era ideal, ideal...de esos en los que te quedarías a vivir.


He aquí la foto que lo confirma....jja, ya veis atuendo de turista total, !que fresquito para ser agosto!.

Hay unas mesitas fuera, en España con esa temperatura no habría ni Dios, pero allí estaban, tan agustito.

Me sorprendió que era una tienda pequeñita, más de lo que había imaginado. Entré devorando cada rincón con la vista, y saqué mi móvil para no dejarme nada.



                 

                 

Unas tartas muy monas, como veis. Me compre unos cupcakes ¡como no! ains!! que buenísimos que estaban y que "carísimos" que eran, vamos, todo en proporción. 


El último día y casi de casualidad fui a "The hummingbird bakery". Pero no me gusto tanto, ni la decoración, ni los cupcakes. También es cierto que llevaba 5 días pateando suelo Londinense y ya tenía anquilosado hasta el paladar, que Londres es muy cansado.

Un dulce viaje a Londres con mi marido (el que hace la foto), mis hijos (los de azul) y mis sobrinos (los de rojo). Un viaje que os recomiendo 100%, nosotros fuimos 5 días y no paramos de ver museos, calles (ay!! lo que nos gustó callejear!!),tiendas...pero nos quedó mucho, mucho por ver. !Volveremos!

Pues eso que aunque tarde aquí está un pedacito dulce de Londres.

Gracias por estar siempre ahí.
Besos mil

jueves, 21 de agosto de 2014

Tarta sencilla de galletas en tarro



Tarta de galletas en tarro con natillas de chocolate y de vainilla


Hace un tiempo os pregunté que podía hacer con los "millones" de galletas que tenía en casa, teniendo en cuenta sobre todo que en esta casa no se comen galletas. 

Los mayores por las mañanas nos tomamos un café corriendo y vamos servidos, y los peques de esta casa no han comido galletas nunca, ni siquiera cuando eran pequeños. Cuando mis chicos eran bebés y empezaban a comer preferían mil veces un buen trozo de pan que una galleta. 

Para mi sorpresa, la mayoría me dijisteis que lo que más os gustaba era la tarta de galletas de toda la vida. 

Las tartas de galletas se han hecho en la mayoría de las casas desde hace mucho sobre todo para los cumpleaños. Me di cuenta que aparte de lo que pueda gustar de sabor, a la mayoría le traía muy buenos recuerdos. Esta tarta tiene muchas variantes, tantas como casas en las que se hacen. Unos utilizan galletas maría, otros napolitanas...Unos nocilla, otros ganache....

En la tienda hemos llegado a hacer una tarta de galletas con decoración en fondant. Era para un pequeño que se quedaba pegado a nuestro escaparate cada vez que pasaba, pero que su mamá sabía que no comería nada de tarta si la hacíamos de bizcocho, pues el peque sólo come tarta de galletas. Más aún, tenía que estar hecha de galletas "Gullón Tropical". Así que el peque tuvo su tarta de galletas con un chulísimo topper con toda la panda de los Angry birds.



Así que le hemos dado una vuelta a la tarta de toda la vida y la hemos preparado en tarros de cristal y a nuestra manera.


La receta

Ingredientes

  • Galletas (tipo maría o napolitanas)
  • Leche
  • Limón
  • Canela
  • Natillas de chocolate
  • Natillas 

Seleccionamos tarros de conservas que nos gusten y los lavamos bien y los vamos reservando.

Infusionamos un par de ramas de canela y una cáscara de limón en leche y dejamos enfriar.Cuando la leche esté fría comenzamos a preparar las minitartas.

Ponemos en cada tarro una base de galleta procurando que queden las galletas lo más enteras posible.
Echamos una cucharada de leche. Con ayuda de una manga pastelera o con una cuchara con cuidado hacemos una pequeña capa de natillas de un sabor. Ponemos una nueva capa de galleta y rociamos con leche. Ponemos una nueva capa de natillas del otro sabor. Y así vamos rellenando hasta que completamos el tarro.

Hay que dejarlas reposar un poco para que las galletas queden bien empapadas y quede todo como más compacto.

En casa encantaron. Después de prepararlos se pueden guardar en la nevera cerrados y aguantan varios días (bueno no muchos, porque desaparecen je je). 

Gracias por estar siempre ahí. Besos mil.




sábado, 16 de agosto de 2014

CUPCAKES DE SIROPE DE ARCE, WHISKY Y BACON


Cupcakes de sirope de arce y bacon con azúcar moreno y buttecream suave

Cuando lo niños vienen a nuestros talleres infantiles de cupcakes, últimamente tienen como referencia hacer algo como en Guerra de cupcakes.

Les deslumbran los acabados finales, la competición y les llama mucho la atención los cupcakes hechos con ingredientes que, al menos para nosotros, no son habituales.

El programa no sé si me lo creo mucho, que eso de meter solo una bandeja en el horno y que en un ratillo salgan mil...vamos que no me salen las cuentas je je. Pero en cuanto a las recetas, la verdad es que a mi la mezcla de sabores siempre me ha llamado mucho la atención.
Así que me puse a cotorrear por la red y encontré esta receta de Nigella y esta otra receta de Wonkywonderful e hice mi versión.

En una de las recetas incorporaban bourbon y como yo no tenía y en mi mueble bar si que hay whisky, pues hice mi versión mas castellana con whisky Dyc vamos que cupcakes made in USA versión segoviana!! je je

Receta

Ingredientes par los cupcakes

  • 225 gr de harina

  • 2 cucharaditas o 1 sobre de levadura tipo Royal

  • ½ cucharadita de bicarbonato

  • 1 pizca de sal

  • 100 gr de mantequilla

  • 100 gr de azúcar moreno

  • 2 huevos L

  • 100 ml de sirope de arce

  • 2 cucharadas de whisky

Ingredientes para el buttercream

  • 150 gr de mantequilla
  • 150 gr de azúcar glas
  • 75 gr de sirope de arce

  • Una cucharada de de wisky

Ingredientes para el bacon glaseado

  • 150 gr de lonchas finas de bacon

  • 50 gr de azúcar moreno

  • 50 gr de sirope de arce

  • 50 gr de bourbon o whisky


Preparación

Preparamos la bandeja de cupcakes con las cápsulas.
Precalentamos el horno a 170º
Tamizamos la harina junto con la levadura y el bicarbonato e incorporamos la sal y reservamos.
Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que se vuelvan cremosos e incorporamos los huevos uno a uno. Cuando todo sea homogéneo añadimos el sirope de arce y el whisky.
Añadimos los ingredientes secos suavemente con una espátula con movimientos envolventes.
Pasamos el contenido a las cápsulas de la bandeja con ayuda de una cuchara de helado.
Horneamos a 170º durante 17 minutos  o hasta que al pinchar en el centro uno de ellos salga limpio.
Sacamos del horno, dejamos reposar en la bandeja 5´y sacamos a una rejilla para que termine de enfriar.

Para el frosting, batimos la mantequilla junto con el azúcar glas hasta que quede muy cremosos, incorporamos el sirope y el whisky y seguimos batiendo. Introducimos en una manga pastelera con una boquilla de estrella cerrada.

Para el bacon glaseado, ponemos todos los ingredientes en un bol y dejamos que macere durante un rato. Pasmos a una bandeja de horno, importante que tenga fondo para que no caiga ni una sola gota al horno porque si se quema monta una humareda tremenda. Ponemos en la bandeja encima de papel de horno las lonchas de bacon y glaseamos bien con el liquido. Metemos en el horno y horneamos a 150ª durante unos 20´mirando bien que no se quemen, pero que se queden muy muy hechos.

Presentación

Ponemos el frosting encima del cupcake e incorporamos pequeños trozos del bacon.



Están impresionantes, hasta mi marido que no es mucho de este tipo de repostería repitió. Pero es que de lo que mis sobrinos no dejaron ni la muestra fue del bacon que sobró. 

Hacedlos y ya me contareis.

Gracias por estar siempre ahí, besos mil.

Las preciosas fotos by Ana Rosa Adan Fotografía



jueves, 31 de julio de 2014

Polos con sopresa

Polo de naranja con gominas verdes sobre fondo blanco

¿Quién no recuerda cuando era pequeño los eternos veranos sin cole? Daba tiempo a todo, a jugar, a ver la tele, a estar con los amigos de verano, a ir a clases de algo, a pegarte con tus hermanos, a salir a tomar algo con la familia, y también ... a aburrirse ¿o no?.

"Mama me aburro"¿cuantas veces podíamos decir esto? Claro, además, nos dedicábamos a incordiar para que se notase que nos aburríamos.

No se si entonces yo era consciente de la murga que podíamos llegar a dar, creo que a veces sí ¡pero es que lo malo es estar ahora del otro lado!

Polos de gominolas de naranja y de sandía con gominolas sobre fondo blanco con gominas de colores



Y como ahora soy la mamá, pues toca organizarse que aún quedan un montón de horas que rellenar  en este verano y así conseguir que no te vuelvan loca con los "mamá me aburro". Que por cierto, reflexionando sobre el tema, ¿porque para esto no es "papá me aburro"?.

Para mantener a la "gente pequeña" entretenida en la tienda siempre tenemos programados talleres de galletas, cupcakes, temáticos...o bien si se juntan un grupo de madres (o padres, o tíos...) con peques montamos un taller infantil en un plis olas.  Pero cuando me toca hacer de madre, y no hay ningún taller en Acaramelda al que "apuntarles", pues tengo que agudizar el ingenio y planifico mis propios talleres caseros.

Polos de naranja y sandia en un cubo de lata Con esta receta los podemos tener entretenidos una mañana o una tarde, y no tanto en por lo que tardamos en hacerlo, es porque se pasarán toda la mañana o toda la tarde, abriendo el congelador mirando a ver si ya están. Cambiareis un rato el "mamá me aburro" por el "mamá ¿ya están?", y por lo menos es otra cantinela distinta...jja.

Polos de naranja y sandia en un cubo de latón sobre hielos

 Receta

  • Zumo 
  • Gominolas

Elaboración

El zumo da igual de lo que sea. En este caso de naranja, para los de color naranja, y de sandía para los rojos. Pero podemos usar cualquier zumo. O incluso podemos usar refrescos, de los que son sin gas o si tienen gas moviéndolos en un vaso para eliminarlo.

Gominolas pues como el zumo, podemos usar la gominola que queramos, redondas como este caso o de ositos.

Para hacer los polos tenemos que tener una polera (es como una cubitera con los agujeros más grandes y hondos y que tiene una tapa que incluye el palo. Las puedes encontrar en cualquier tienda de menaje o incluso en los bazares multiproducto. 

Vertemos zumo en la polera, para que las gominolas no se queden todas en el fondo vamos rellenando poco a poco. Por ejemplo ponemos unas gominolas y echamos zumo hasta cubrir. Metemos en el congelador hasta que se congele. Sacamos y hacemos una capa solo con zumo. Metemos y congelamos. Sacamos y ponemos mas gominolas y cubrimos. Con esta capa probablemente ya hayamos rellenado toda la pollera. 
Podemos hacer dos cosas, o usar el cierre de la polera y ya está, o meterla en el congelador y cuando el zumo esté casi congelado introducir suavemente un palo de polo de madera.

Polo de naranja con gominas verdes sobre fondo de hojas

¿Te apetece uno?

Gracias por estar siempre ahí
Besos mil


jueves, 24 de julio de 2014

Smoothie, disfruta de las "chuches" sanas




Smoothie de frambuesas y naranja sobre mantel a rayas, en tarro con pajita roja

Este post debería empezar explicando que es un smoothie. Sí, esa palabreja que se ha colado en nuestras vidas y no se si os habéis dado cuenta pero ya está por todos los sitios. Pues esto como todo tiene su historia. Los Smoothies los crearon los Californianos allá por los 60's obsesionados por la vida sana,  están hechos sólo de fruta congelada, zumos y/o lácteos, pasados por una batidora. Vamos, un batido de frutas fresquito.

Aquí viene la parte en la que se nos ilumina la mente a las madres y pensamos ¿y si le colamos a los niños un poco más de fruta como si fuera una golosina?

Yo tengo gemelos, como ya sabéis, los dos la verdad es que comen fruta todos los días, pero  uno de ellos es el monstruo de las chuches...¡el tío las huele a distancia!, en casa siempre tengo escondidas algunas por aquello de los "chantajes"  que tengo que hacer de vez en cuando para que haga algo que no quiere hacer, digamos que es el último recurso.

Dispuesta a colar una bebida natural como chuche, me puse manos a la obra....os cuento como.


Smoothie de frambuesas y naranja en bote con tapa a cuadros roja y pajita roja. sobre mantel de rayas

Receta

Ingredienes

  • Frambuesas
  • Zumo de naranja
Para hacer estos smoothies compré unas frambuesas ya congeladas. Algo de colores en una caja en el congelador ya les pareció de lo más. Pero puede coger la fruta que quieras y que te ayuden a cortarla en pequeños trozos y meterlos en una bolsa de congelación y al congelador.
Las naranjas les encantan, así que exprimimos el zumo de un par de naranjas.
Podemos usar para batir, un vaso batidor, o incluso la batidora de mano, pues aunque la fruta esta congelada sigue siendo muy blandita.


Et voila!

Jaime tomándose el smoothie de frambuesa y naranja en el jardín

Prueba !superada! mi mostruo de las chuches ha caído! Una buena campaña de marketing casero ha hecho el resto.

¿Que como es el marketing casero?, pues vendérselo al público de la casa como si el smoothie fuera una chuche excepcional que "no se puede tomar todos los días y a todas horas"....jjja (esto es infalible). No digáis que las madres no tenemos que saber de todo, negociación, cocina, pscologia, marketing aplicado...

Por cierto, en Acaramelada preparamos unos Smoothies para los monstruos de las chuches y para los que les gusta la vida sana que crean adicción. Animaos a disfrutar de estos "batidos" !que es verano!.

¿Recordais que estábamos de Sorteo?

¡¡¡Y el ganador es!!!!




Gracias por estar siempre ahí

Besos mil