Un candy de Harry Potter, con muchos detalles

Los candy bar son una excusa perfecta para cualquier pastelero creativo para dejar volar su imaginación. Ya os imagináis que siendo un candy bar de Harry Potter es ya el remate. Primero recopilamos ideas, pensamos en cosas imprescindibles que debían de estar representadas y luego fuimos añadiendo otros detalles.

Hay muchas versiones en candy bar de esta saga, pero la nuestra debía de ser particular, con nuestra visión, por eso no se parece a otras.

 

 

Varitas mágicas de galleta de mantequilla y mango de candymelt (tiene sabor a chocolate). Esto no podía faltar.

 

Snich dorada, otro imprescindible, como no, son cakepop con alas de papel de arroz, todo comestible. Unos mini cupcakes de red velvet con las que hicimos unas lechuzas y en otras los topping eran pequeños hombre de Jengibre. Sapos, que eran chuches y ojos de “ojoloco Moody”. Bastones de caramelo…ya que además era navidad.  Y botellitas de agua con la representación de Harry Potter.

 

Cerveza de mantequilla…un clásico, que recreamos con nubes, galletas con todos los escudos de las casas. Y detrás monedas del banco Gringotts (con rico chocolate dentro)

Vamos con mas detalles…

Varitas de regaliz, mascotas de Slythering, que no son otra cosa que serpientes de chuche. Babosas de gelatina, que son gusanos.

Pocción multijugos y grageas de todos los sabores de Bertie Bott.

Escoba, jaula, maletas….nada podia faltar, incluso el escudo de Hogwarts.

 

¿Te ha gustado?

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

0

Tu carrito